Desde que el dinero interfiere en el mundo del deporte como una lógica mercantil, este último se ha visto distorsionado por diversas desviaciones.