Comunicar una separación puede suponer para muchas parejas una de las conversaciones más difíciles de llevar a cabo con sus hijos. Es normal que los niños, sobre todo a edades tempranas, tiendan a idealizar la relación de sus padres, creyendo que estarán juntos para siempre pase lo que pase. La estructura familiar es uno de los elementos que más estabilidad da a los pequeños y es por ello que este proceso debe ser abordado de la mejor manera posible.