El Mundial que ganó España en 2010 fue el espacio televisivo más visto en la historia de Cataluña, sin embargo tanto el ayuntamiento de Barcelona como la Generalitat de Cataluña han puesto todas las trabas imaginables para impedir instalar pantallas gigantes en Barcelona. Muchas empresas se han ofrecido a sufragar los gastos de la instalación como Línea Directa, TOSHIBA o BBVA, pero el ayuntamiento ni tan siquiera ha permitido instalar pantallas en las últimas dos finales de Eurocopa de 2008 y 2012 (que España ha ganado).