En el norte de Francia, en la región de la Baja Normandía, encontramos un lugar único, el Mont Saint-Michel, conocido por los franceses como la Merveille de l’Occident (Maravilla de Occidente). Se trata de un peñón de aproximadamente un kilómetro de diámetro y de unos 80 metros de altitud, situado en una bahía de 45.000 hectáreas, escenario de las mayores mareas del mundo, donde la diferencia entre la marea baja y alta puede alcanzar hasta los 15 metros, y esto ocurre cada 30 o 60 días. No es de extrañar que se trate de uno de los lugares de Francia que más visitantes recibe.

Lorena, arquitecta y aficionada al mundo de los blogs e internet. Una apasionada de los viajes, mochilera y creadora del blog de viajes viajaresvida.com