Desde hace unos años, el sol de Barcelona está atrayendo a muchos emprendedores y más concretamente, a emprendedores con la ilusión de dedicarse a jugar, a crear y desarrollar videojuegos.