El dolor crónico es un importante problema de salud pública que genera incapacidad y grandes costos en los servicios sanitarios y la productividad de los países. Siendo el dolor y en particular el dolor crónico, una de las causas más frecuentes de incapacidad laboral, los estudios que existen muestran que supone una carga en el trabajo tanto económica como social. Además, el dolor en general, y en especial el músculo-esquelético, es considerado hoy en día como un problema de salud pública con características epidémicas, por el número de personas que afecta y las alteraciones que genera en los individuos que lo padecen.