Con el paso de los años, la mujer emprendedora ha tomado fuerza en la sociedad. Hasta ahora, veíamos que los hombres eran los empresarios, los que llevaban el control, pero por suerte hemos evolucionado. La sociedad cambia y cada vez son más las mujeres que se animan a comenzar un proyecto de negocio. Yo soy una de esas mujeres.