Hace tres años pasé del más solemne anonimato a la luz de los focos de la blogosfera. Sí, sí, luz y taquígrafos porque la vida de un gato era totalmente desconocida hasta que se puso de moda escribir sobre nosotros.