Dicen que el amor marca, que deja huella pero no pensaba que en nuestro caso marcase tanto y para mal. También dicen que cuando acaba el amor siempre hay una persona que sufre más que la otra y como no fui yo la que se llevo la peor parte.

No sé que hice para merecerme todo ese odio de tu parte que considero que me tenías, toda esa indiferencia. No logro entender cómo podía darte igual verme destrozada, llorando a lágrima viva y tú en lugar de disculparte seguías machacándome. Creo que lo nuestro nunca debió de comenzar, que fue un error darte una oportunidad.


Te culpo de todas las marcas que has dejado en mi vida, te culpo de la baja autoestima que me dejaste, te culpo de haberme dejado echa tan mierda que ni siquiera tengo valor de volver a ilusionarme y me aterra el volver a enamorarme. Te culpo por borrarme la sonrisa de la cara. Te culpo de no tener valor para mirar a alguien a los ojos. Te culpo porque ya no me encuentro, no sé quién soy ni en quien me he convertido.

Pero no te echo todas las culpas a ti, también me las hecho a mí. Me culpo por haber sido tan tonta, por dejarte anularme de esa forma. Por no haber tenido el valor suficiente para decirte las cosas claras. Me culpo por haber permanecido tanto tiempo a tu lado, dándote todo y sin recibir nada a cambio. Me culpo por estar tan ciega, por dejarte hacer todo lo que querías, por dejarme plantada cuando te daba la gana.

Sé que con el tiempo volveré a ser la que era, que me costará pero volveré a ilusionarme, volveré a enamorarme y volveré a recuperar mi autoestima esa que nunca debió irse. Sé que con el tiempo conoceré a un buen chico y me ayudara a crecer, a cerrar heridas y a juntar todos mis pedazos, esos que tú rompiste en miles de cachos.

No niego que contigo en algún momento haya sido feliz, pero en la balanza pesa más el lado negativo, el lado malo que descubrí al mes de comenzar la relación.


Nos culpo de tantas cosas… si existiera el karma algún día te enamoraras de alguien como tú y sentirás tan solo una milésima parte de lo que tú me hiciste. Entonces te acordarás de mi, te darás cuenta de lo injusto que fuiste conmigo y te pondrás en mi piel, entonces no entenderás como pude permanecer a tu lado durante tanto tiempo y pensarás que si me enterara de lo que estás viviendo me alegraría, pero estas muy equivocado, no me alegraría de que pasaras lo que he yo he pasado estando contigo y lo que estoy pasando sin ti. Debo de ser tonta o imbécil pero no te deseo el mal, no te considero mala persona a pesar de todo.

Un relato de Noelia Maestre

Artículos relacionados