Cada vez es más difícil estar a la moda o ir a la moda. Veo chicas que van en mallas por la calle… ¿en mallas? ¿ eso no era para andar por casa o hacer deporte? veo a chicas con pantalones de campana ¡pero si eso lo llevaban nuestras abuelas!, veo chicas en zapatillas deportivas, “sneakers” las llaman ahora, ¿pero cómo puede ser? los tenis eran cosa de chicos y ahora hasta nosotras nos los ponemos. Hay chicas que llevan pantalones con las cinturas altísimas casi a la altura del pecho. La verdad es que estoy muy confundida, no entiendo nada y cada vez menos.

He visto chicas que llevan la mitad de la cabeza afeitada, el pelo de colores, pelos cardados, flequillos

Moda de los años 50, 60, 70, 80 y 90. El Magacín.

Si hablamos de chicos, ya no se que chicos tienen que gustarme. Veo chicos con bigotes y  barbas imposibles, chicos jóvenes, sí sí jóvenes, chicos que decían que nunca se dejarían barba que eso era cosa de gente mayor… los veo con cortes de pelo desvanecidos como en los años 30. Están de moda los hombres musculosos, o por no hablar de los “fofisanos“. Están de moda los metrosexuales o ahora lo que se lleva es el “spornosexual”.

Son ejemplos así a grosso modo de lo que os decía, no entiendo nada. ¿Qué hay que ponerse para estar a la moda? y sobre todo: ¿quién demonios crea la moda?, porque a mí que no me engañen, moda no es lo que vemos en las revistas ni en las pasarelas. ¿Quién en su sano juicio se pone eso para salir a la calle, a trabajar, a tomar algo con los amigos? sinceramente nadie, si acaso Lady Gaga. Pero es que yo quiero estar divina, quiero salir a la calle y ser la envidia de mis amigas y conocidas y que me digan que todo me queda genial y sentirme guapa. Pero es que después de todo un día trabajando tampoco me apetece ponerme tacones, ni maquillarme, ni ir embutida en una talla menos. Quiero estar cómoda, entonces ¿qué hago?


Pues bien, todas estas dudas, estas preguntas nos llevan a la riqueza de la época en la que vivimos: la tolerancia y la diversidad. Si os fijáis en imágenes de televisión o revistas de épocas pasadas todas las chicas vestían igual, y lo que valía para una época, lo que era moda en unos años, no podía ser moda en los venideros, había que buscar cosas nuevas y desechar las viejas. Frases como… “eso está pasado de moda” o “eso ya no se lleva” apenas se escuchan hoy en día. Hoy todo vale.

En los 60 aparece la minifalda, los colores muy vivos y chillones, las botas altas; en los 70 los pantalones acampanados, las plataformas, el estilo hippie; en los 80 aparecen las mallas y los calentadores ¿os acordáis?, vestidos súper ajustados y lentejuelas ¡todas las chicas eran clones!

Durante esos años se llevaban los mismos peinados, ropas, y estilos, y el que se salía de lo establecido era un bicho raro, y desde luego no ibas a la “moda”.

Omayra. El Magacín.

En los 90 es cuando a mi parecer la moda comienza a liberalizarse,  ya no había por qué seguir un estilismo en concreto, empiezan a coexistir varios estilos, prolongándose esta tendencia a lo largo de los años hasta llegar a nuestros días.

Hoy salgo a la calle y esto es lo que más me gusta. Todo el mundo, se vista como se vista, tiene cabida. Ya no hay una sola moda que seguir, hay varios estilos y todos igual de divertidos.  Existen multitud de formas de vestir, hipster, pija, punk, rockera, ni siquiera  tienes por qué ceñirte a un único estilo, puedes combinar lo que te guste de un estilo con otro. Todo tiene su sitio y si un día te apetece ir sport, no hay problema, si al día siguiente te apetece ir más formal, pues estupendo.¿ Te apetece combinar un pantalón de vestir con unas sneakers? ¿un pantalón roto con unos zapatos? genial… ¿una falda elegante con una cazadora rockera con tachuelas? ¡qué original! Todo dependerá de tu capacidad para innovar o para mezclar (dentro de unos límites por supuesto), estamos de acuerdo que los zapatos de tacón con un chandal no quedan bien. Llevar prendas que no son de tu talla tampoco, pero quizás este sea otro tema del que podríamos hablar largo y tendido. La clase no se compra, o se tiene o no se tiene. No depende de cuantos euros te gastes. Puedes gastar mucho dinero y lucir peor que otra persona que va vestida con ropa más económica.

Recordad, ir guapa y bien vestida no depende de cuánto dinero nos gastemos. Esto es importante tenerlo claro sobre todo en esta crisis que nos han hecho vivir.


Para mí ,lo más apasionante y bonito de esta época, es la diversidad, entre tantos estilos ni siquiera tienes que decidirte por uno, puedes combinarlos, crear tu propio estilo y ahí es donde yo quería llegar,

No necesitas seguir una moda para estar y sentirte guapa, en el fondo ¿quién crea la moda?, créala tu, crea tu moda, combina todo a tu gusto, ponte cosas que te hagan sentir bien, que te hagan sentir tú. No dejes que nadie te diga lo que ponerte, somos libres para escoger. Si a ti te gusta ir de una manera ¿qué importa que a otros no les guste?. Mezcla, improvisa, juega con la ropa, piensa en la cantidad de prendas que tenemos hoy para elegir, crea tu propio puzzle, diviértete y si te miran por la calle, ya sabéis como somos las mujeres, seguramente te estarán mirando porque estás… ¡¡ESTUPENDA!!

Omayra García Minaya
 marvelous-minaya.com

Artículos relacionados