¡Buenos días! Antes de todo esperamos que hayáis tenido una genial entrada de 2017. Este artículo va dirigido a todos aquellos que acabaron 2016 pensando que este sí que sí conseguirán cumplir sus propósitos de Año Nuevo, ¡ahí va!
Para todos aquellos que dicen año tras año –este año será diferente– y luego es el mismo, te proponemos cómo solucionarlo.



La idea es que nos olvidemos de pensar para lo largo de todo el año. Lo que debemos hacer para evitar que acabemos sin cumplir casi nada o nada es ajustar más el tiempo, es decir, pasar del año al mes y si lo veis aún lejano, al día. Cuando hablamos de un año lo vemos tan largo y lejano que acabamos por olvidarnos de nuestros propósitos y se quedan simplemente como una charla profunda y divertida a la vez entre amigos y familiares, olvidándonos y dejándolos para el año siguiente.

En cambio, cuando hablamos de un mes estamos hablando de tan solo 30/31 días, haciendo que percatemos más cercano el final de éste y nos encontremos más apresurados y motivados por conseguir nuestro propósito. También, nos será más fácil observar los resultados y los errores a cambiar y mejorar. Luego, ya solo tendremos que repetir lo mismo el siguiente mes y así sucesivamente. Si veis que aun así se os hace difícil, poneros vuestro propósito para el día a día, levantaos cada día acordándoos de vuestra meta.

Propósitos de año nuevo. El Magacín.

Cómo identificar tu mejor propósito

Seguro que tu también te has planteado nuevos propósitos para Año Nuevo, ¿verdad? Intenta acordarte de aquellos que pediste el año pasado y apúntalos, ¿has conseguido alguno? Si es así, ¡enhorabuena! Pero si no… tranquilo, hoy venimos con la idea de ayudarte a que toda esa lista se resuma en una linea y te sea más fácil identificar y cumplir. ¡Te sentirás mucho mejor!

Todos hemos tenido esas ganas de cambiar y mejorar aquellas cosas negativas que nos arrastran. Es ahí, cuando hacemos una lista de deseos para Año Nuevo. Solemos apuntar tantas cosas que luego no tenemos la capacidad de cambiar provocando que acabemos sin darle importancia y pensemos -ya lo haré… – y nunca lo hacemos.

Para que eso no ocurra, debes concentrarte en aquello que realmente quieres y/o necesitas cambiar y algo que te estimule. Para todo propósito que te propongas debes tener en cuenta que lo más probable es que no sea una tarea fácil, deberás tener mucha fuerza de voluntad, implicación y sacrificio. Es muy fácil que a los pocos meses o semanas ya te hayas olvidado de tu propósito, así que pégalo en algún sitio para recordártelo cada día.

Haz una lista de lo que te gustaría cambiar. Luego, quita las que menos importancia tienen para ti hasta llegar a la que más la tenga (puedes dejar varias). Ya tendrás tu único propósito del año.

  1. Intenta evitar todo tipo de presiones tanto familiares como de tus círculos de amistades u otros. No cambies por los demás, hazlo por ti.
  2. Que te motive, no lo hagas por obligación.
  3. Mensaje ajustado. Debes especificar aquello que quieres cambiar y tener en cuenta todos los factores que ello conlleva.
  4. Fija el día en el que empezarás a trabajar con tu nuevo cambio y no lo aplaces por nada.
  5. Mensaje coherente. No te propongas nada que sepas que no está en tus manos.
  6. Piensa en los recursos que necesitarás. Es importante que tengas en cuenta lo que necesitarás para conseguir tu nuevo reto sin llevarte ninguna sorpresa el día que te pongas a trabajar en ello.
  7. Haz una lista con ventajas y desventajas de tu propósito, para que tengas en cuenta lo que supondrá para ti ese cambio.
  8. Recomendamos también, no radicalizar un propósito diciendo -nunca más-, sino pensando otras formas de disminuirlo haciendo pequeñas acciones día a día. Con pequeños pasos todo se puede lograr. Estamos seguros de que si te lo propones de verdad, ¡Lo conseguirás!



Cómo conseguir y mantener ese propósito

Dicen que si consigues mantener un hábito 21 días, lo has conseguido. Obviamente, no es fácil mantenerlo y hay que tener constancia, esfuerzo y sacrificio, pero si vuestro propósito os estimula de verdad, lo conseguiréis. Lo más probable es que al principio de cambiar un hábito os pueda tomar más tiempo y esfuerzo, pero conforme pasa el tiempo veréis que el proceso se vuelve más fácil y llevadero.

Estas son unas reglas a seguir para llevarlo a cabo:

  1. Concéntrate en una meta. Dependiendo de la magnitud de tu meta te será más fácil o no conseguirla, por ello, debes concentrarte en ella lo máximo que puedas ya que si repartes tu energía en varias, lo más probable es que no consigas nada y pierdas las ganas de volver a intentarlo.
  2. Crea un horario. Hazte un horario y planifica para tener constancia de tu nuevo hábito y tener mayor control sobre él. Debes ser constante para conseguir que ese hábito se vuelva automático.
  3. Apunta tus avances. Cuando pase el tiempo y veas que lo vas consiguiendo te motivará lo suficiente para seguir con ello y no rendirte.

Nuestros propósitos

Después de todo, nosotros nos hemos propuesto un propósito para cada día durante todo el 2017, que será el mismo para muchísimos años a partir de ahora en adelante:

Conseguir la felicidad propia. Si uno no está a gusto con lo que tiene, lo que hace… debe cambiarlo sin dudar dos veces. No siempre es fácil hacerlo de un día para el otro pero, no hay nada mejor que conseguir algo que sea bueno para ti y hayas luchado por ello. Te sentirás mejor que nunca y los de tu entorno también lo notarán.

Por último, conseguir la felicidad del otro. Cuando uno de los dos tenga algún problema, haya algún enfado tonto, lo que sea… pensaremos en ello y conseguiremos evitarlo.

¡Que tengáis un gran año!




 

Un artículo de Sònia y Ángel autores de Azúcar.

Artículos relacionados