¿Se imaginan al PP catalán votando a favor del derecho a decidir y a ERC en contra? No se lo imaginen porque ya ha pasado en Cataluña, concretamente en Cerdanyola del Vallès.

El pasado 15 de septiembre se realizó una consulta entre los vecinos de la próspera urbanización de Bellaterra para averiguar si estaban a favor de independizarse de Cerdanyola del Vallès. El 11 de septiembre de 2015 un 94% votó que sí (54% de participación). La consulta se produjo gracias a la Ley de Consultas Catalana (la misma que creó un año antes Artur Mas para llevar a cabo el referéndum independentista del 9N). 

En un primer momento todos los partidos de Cerdanyola del Vallés excepto Ciudadanos y PSC apoyaron la consulta (incluido el PP), pero una vez celebrada paradójicamente todos los partidos (excepto el PP) rechazaron acatar tal cual el resultado. Por extraño que parezca el PP es el único partido que sigue apoyando el “derecho a decidir” de los ciudadanos de Bellaterra para independizarse de Cerdanyola.



María F. Valle, Portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos en Cerdanyola del Vallès, expone para El Magacín su punto de vista con respecto al intento de Bellaterra de formar un municipio independiente:

“Las incongruencias de algunos partidos políticos”

Por María F. Valle

¿Quién nos iba a decir que ERC iba a rechazar el resultado de una consulta que previamente había apoyado para que unos ciudadanos ejerciesen su derecho a decidir?

¿Y quién nos iba a decir que el PP iba a defender que esos mismos ciudadanos se independicen de una parte del territorio al que pertenecen?

Dicho así parece una broma. Pero no lo es. Es lo que ha ocurrido en el municipio de Cerdanyola del Vallès, donde en el mes de julio se dio la noticia por la EMD de Bellaterra de que querían realizar una consulta entre los ciudadanos de esta parte de la ciudad para decidir si se independizaban o no. Ciudadanos (C’s) realizó entonces una moción que sometió al pleno con el fin de que los grupos municipales se pronunciasen sobre la idoneidad y la licitud o no de la misma. Y de esta forma, los grupos municipales se posicionaron: ERC, CxC, IUV-IC, CiU y PP votaron a favor de que se realizase la misma, y solo C’s y PSC dijeron que no consideraban lícita dicha consulta tal y como estaba planteada. En consecuencia se celebró la consulta con una participación del 54% del cual un 94% votó a favor de independizarse de la población de Cerdanyola.

La sorpresa vino cuando en el mes de septiembre ERC presenta una moción rechazando el resultado de la consulta y todo el proceso en sí y solicitando al Parlament de Catalunya que se paralicen todas las acciones que se estén llevando a cabo para dicha segregación.

A esta moción se añaden tanto CiU como IUV-IC y CxC.

Para mayor desconcierto el PP aboga por la legitimidad de dicha consulta y por favorecer el “derecho a decidir” de aquellas personas que votaron y en definitiva defiende la segregación de aquella parte del municipio.

Pueden imaginar el descontento de los vecinos de Bellaterra y su indignación, cuando determinados partidos (ERC, CiU, CxC e IUV-IC) les animan a realizar una consulta para después rechazar el resultado de la misma.


Evidentemente estas incongruencias en los partidos solo nos lleva a pensar que en los viejos partidos a la hora de tomar decisiones lejos de velar por el interés de los ciudadanos de una ciudad solo deciden en función de sus intereses partidistas sin importarles ni la frustración que ello genera en las personas ni las consecuencias territoriales y económicas que con sus decisiones generan.

María F. Valle

(Portavoz de Ciudadanos en Cerdanyola del Vallès)

¿Te gustaría publicar un artículo en El Magacín? Escríbenos a cartasaldirector@elmagacin.com

Artículos relacionados