El geoquímico almeriense Francisco Vicente Morales nos presenta su teoría acerca del origen del universo. Ha querido contribuir a la posible resolución de muchas incógnitas que se nos plantean a la hora de pensar de dónde venimos y a dónde vamos es decir el porqué existimos:

He desarrollado una teoría que he bautizado con el nombre de “TEORIA DEL CAMPO NULO”, donde trato de exponer unos hechos que justifico mediante el comportamiento natural de las cosas, sin salirme en ningún momento de lo que rige la ciencia actual, para ello he tenido que romper con creencias actuales que se aceptan como ciertas, tal es el caso de la teoría del Bin-bang, la teoría de cuerdas, etc.

Me he basado en el concepto de LUZ como única materia prima de todo lo existente, claro está con un aliado imprescindible, sin el cuál hubiera sido imposible su existencia, que es el par ESPACIO-TIEMPO, gracias al cual, como marco, la luz se trasforma en masa y todo en un periodo infinito espacio-tiempo, luego no cabe otra cosa según mi teoría que aceptar, que el universo EXISTE no ha podido tener ni origen ni tendrá final.


Para entender mi teoría he empleado un lenguaje, que para los no especialistas en física, química, matemáticas y en ciencias en general, como Motorola les será fácil de comprender.
Para poder entender mejor mi teoría debemos “situarnos” en un lugar donde podamos ver el proceso de creación. Un espacio en el espacio donde poder ponernos las gafas de sol y contemplar las estrellas. Un lugar que cuando entendamos la teoría, podamos bajarnos y hacer desaparecer, ya que es imposible que exista y a ese lugar le llamo CAMPO NULO.

Luego el CAMPO NULO lo defino como un lugar donde no existe nada, es decir no existe el TIEMPO luego es presente absoluto, no existe materia alguna, al no poder fijar un punto no puedo saber si es grande o pequeño, da igual al no poder fijar dos puntos no se puede ver la distancia entre ellos luego no hay ESPACIO, al no haber nada es infranqueable luego nada contaminado, sin MASA es decir un lugar perfecto y eterno (esto puede sonar a algo…), pues a este sitio por no llamarlo lugar, le llamo CAMPO NULO.

Todo lo demás se desarrolla en el único lugar que existe que he llamado CAMPO NO NULO, escenario donde se sitúa la existencia.

Esta teoría choca frontalmente con cualquier dogma religioso ya que la creación del universo es constante en el espacio y tiempo por lo tanto la creación de la masa es imposible sin la participación del tiempo, en consecuencia no puede haber habido nada inicial, prueba inequívoca que no pudo haber un origen, en consecuencia no hay final.
La masa se crea y se recicla en procesos encadenados y eternos donde la luz aliada con el tiempo da lugar a la existencia, por lo tanto queda explicado de una forma coherente e indiscutible de cómo existe la masa y como la inteligencia perdura a través de cada ciclo. Por lo tanto al entender esta teoría queda perfectamente explicado cómo el hombre ha tenido necesidad de inventarse a unos Dioses como algo superior capaces de haber creado todo lo que hasta ahora era incomprensible.

También es verdad que hay muchísima gente que piensa lo contrario, es decir, que Dios (cada uno el suyo) ha creado el universo y todo lo que contiene, postura respectada naturalmente, aceptada por fe no por ningún otro motivo.


Solo he pretendido dotar de una coherencia natural a todo aquello que hasta ahora se ha considerado como imperativo divino o sobrenatural es decir: no puede haber paso del CAMPO NO NULO al CAMPO NULO.

Francisco Vicente Morales es autor de “Génesis de Vimor”.

¿Te gustaría publicar un artículo en El Magacín? Escríbenos a cartasaldirector@elmagacin.com