Como ya sabemos, en más de 2000 años de historia romana sucedieron toda una infinidad de acontecimientos trascendentales protagonizados por numerosas personalidades relevantes. Se trata de una civilización con un estilo de vida y una cultura muy ricas que sin duda ha influenciado la cultura occidental actual. Los antiguos romanos eran unos aficionados al entretenimiento, desde el teatro hasta todo tipo de juegos y deportes. Además, llevaron a cabo numerosas batallas durante su proceso de expansión por Europa y el norte de África. Tantos años de historia hacen que sea difícil seleccionar solo tres momentos significativos en la vida de una civilización que acabaría siendo un enorme imperio. Es por eso que hablar de su origen, su final y del contexto que propiciaría uno de los romances más famosos de la Antigua Roma parece la mejor opción.

Según apuntan los historiadores, Roma se fundó un 21 de abril, hacia el 753 a.C. La leyenda cuenta que Rómulo y Remo, emparentados con el príncipe troyano Eneas, fueron abandonados en el río Tíber ya que, siendo descendientes del rey Numitor, este pensó que su posición en el trono peligraba. Una loba, Luperca, los encontró y los alimentó hasta que una pareja de pastores los encontraron.

Para decidir dónde fundar la ciudad, cada uno de ellos subió a una colina para decidir el lugar adecuado según la cantidad de aves que vieran sobrevolando el lugar. Rómulo acabó viendo más buitres que Remo, así que decidió trazar los límites de la nueva ciudad en el monte en el que él se encontraba, el monte Palatino, y advirtió de que mataría a quien se atreviera a sobrepasar dichos límites. Remo decidió hacerlo y Rómulo cumplió su advertencia. Al final, y como muestra de arrepentimiento, Rómulo decidió nombrar a la ciudad Roma, en honor a él.

Como vemos, la historia de su fundación ya incluye características importantes sobre la civilización de la Antigua Roma: mitología y enfrentamientos.

En relación a los enfrentamientos, podríamos hablar de las muchas batallas que llevaron a cabo (tanto con otros pueblos para poder expandir el territorio de Roma, como enfrentamientos civiles entre hombres que deseaban el poder o entre clases sociales). Probablemente, una de las más interesantes es la que enfrentó a Octavio y Antonio, los dos miembros del segundo triunvirato.

Octavio estaba emparentado con César y, tras su muerte, sus intenciones eran asumir el poder, aunque no era el único; Antonio, antiguo amigo de César, pretendía lo mismo. En este momento no se produjo ningún enfrentamiento, sino que decidieron repartirse las tierras entre ellos dos y Lépido, jefe del ejército de las Galias. Así se formó el segundo triunvirato. Octavio se quedó con occidente, Antonio con oriente y Lépido con África.

Lépido decidió entregar sus posesiones a Octavio y, mientras este afianzaba su poder, Antonio conoció a Cleopatra. Cuando se dio cuenta del poder que tenía entonces Octavio, decidió crear un ejército para enfrentarse a él y, al ver que no podía vencerlo, los amantes tomaron la decisión que todos conocemos actualmente.

Para terminar, debe mencionarse la caída del imperio romano de occidente y el fin del imperio que restaba en oriente mil años después.

Los godos empezaron a ser un problema importante para el imperio y la decisión que tuvieron los sucesores del último emperador, Teodosio, de repartírselo entre ellos y dividirlo entre occidente y oriente, no fue la mejor solución al problema.

Seguramente, uno de los momentos clave durante el período final del gran imperio fue el saqueo de Roma en el año 410. Los bárbaros asaltaron la ciudad durante tres días y sembraron el caos en la ciudad que había sido el centro del mundo civilizado durante el último milenio. Por ese entonces los emperadores ya se habían trasladado fuera de Roma cuando los godos invadieron Italia, puesto que Roma había dejado de ser un lugar seguro.

El imperio de occidente fue el primero en caer a manos de los bárbaros en el 476 d.C. Mil años después, en 1453, los turcos acaban con el último emperador bizantino y ponen fin a más de 2000 años de historia romana.

Artículos relacionados