Parte de mi y de todos nosotros es la magia, pero no la magia, esa de las películas, o esa en la que sacas una y otra vez el mismo conejo de una chistera trucada. Es ese tipo de magia que reside en el ser humano, cada uno la crea de una forma distinta, unos tienen el don de cantar, el don de amar sin pedir nada a cambio, sin peros ni porqués, otros el don de mover un balón como yo nunca lograre moverlo en la vida, el don de hacer reír aun sin estar uno mismo contento, el don de compartir… hay miles de dones; y mi pequeña manera de contribuir a esa magia del ser humano es con boli y papel o con un par de toques en mi teclado, poco a poco me voy modernizando. Pues bien, el pasado 2016 me regaló muchas cosas, y entre ellas poemas, no se bien si se los regalé yo o él a mi, pero el caso es que aquí están escritos, como clavándome su mirada, con un interrogante continuo, sobre que pienso hacer con ellos, y lo que pienso hacer es bien sencillo, quiero compartirlos para que podáis ser cómplices de sus miradas, ser cómplices de la magia de la vida:





Número uno. El Magacín.Se llama comerse el mundo,

Y estar vivo es solo una forma más de seguir muerto.

Que mejor dejamos de pensar en la vida,

Y nos atrevemos a vivirla.

Que ser feliz solo dura un rato,

Menos de media vida de gato.

 

Es hora de vivir aprendiendo a morir,

De llorar sabiendo a la vez reír.

Tiempo de escucharse a uno mismo sin oír,

De recordar con las cosquillas de sonreír.

 

Es hora de gritarle al insolente deseo,

Es hora de aprender a comernos a base de versos,

De empezar por los finales de los besos.

 

Hora de hablar hasta que el tiempo calle,

Minuto de crecer entre malos tiempos,

Segundo de romper con las agujas del tiempo.

 


Número dos. El Magacín.Arte.

Arte es vida,

Arte es gente viviendo,

Es traer al mundo vida nueva.

 

Arte,

Es dedos trazando caminos,

El arte reside entre el camino que hay de los ojos al alma

 

Arte,

Son compases que funcionan con radios de lunares,

Es ser persona,

Cuidar, amar.

 

Arte,

El arte descansa en la carga de los hombros del que intenta superarse

Arte es no dejar que nadie te quite tus principios

 

El arte es sencillo,

Es la risa de los niños,

Es naturaleza siendo los pulmones de la vida.

 

Arte ,

Sencillamente el arte,

puede ser todo lo que te propongas.

 

Número tres. El Magacín.Cuan bonitas esas horas

Si esas que compusieron profundas miradas,

Cuan deseadas esas horas,

Si esas que guardan la maravilla de tu risa,

Que parece contener en sola una exhalación la esencia de mi vida,

Y es que en tu muñeca guardas el tic tac acelerado de mi alma

Mi vida, es más tuya ya que mía,

Y rehúsa a deshacerse del sueño entre tu pecho

Rehúsa a tantas cosas

Que ya no se ver el mundo si no es por ti

Porque solo a través de ti descubrí el arte

El arte de darle color a la vida

Y paso mis horas, más tuyas que mías

Pintando me el alma

Para cuando tus ojos se cansen del mundo

Para cuando no confíes en tu propia percepción

Puedas ver a través de mi alma cuán bonita es la tuya

Como cuando nace amor entre nuestros cuerpos.

Cuán bonitas esas horas.

Si , más tuyas ya que mías.

 

Número cuatro. El MagacínSutil como el movimiento perfecto de un gato

Te contoneas con gracia,

Con el viento trazando tus curvas,

Y yo solo quiero ser artista para pintarlo

Te mueves dejando al resto indiferentes a tu paso.

 

Y cada vez que aleteas tus pestañas

Me vives la vida por esos ojitos,

Y cada vez que hablas

Me comes la boca con cada palabra.

Y yo solo quiero ser artista para tenerte de musa.

 

Sutil como la suavidad de tu cuerpo,

Te alejas del mío

Y yo solo te quiero cerca, cerca…

 

No hay palabras para vivirte

No hay nada como los trazos de la suela de tus zapatos

No hay nada como quererte y saber que no puedo tenerte

Y yo solo te quiero cerca, cerca

 

Número cinco. El Magacín.Somos ricos,

Ricos en oro,

Y no precisamente del de compro y vendo oro.

 

Somos ricos,

Tan ricos en amor;

Que ni siquiera el gordo de la navidad lo logra atesorar.

 

Ricos desertores del capitalismo.

De ese que equilibra la balanza de la alegría,

Entre tramas encubiertas.

 

Ricos en tiempo,

Y no precisamente del que se

Invierte en cuentas corrientes.

Adormecido sueños a largo plazo.

 

Propietarios buscando sin buscar,

del mayor de los bienes humanos.

Y es que somos propietarios sin pertenecer

De la sonrisa.

 

Sin pertenecer del verbo atar,

Y perteneciendo del verbo querer a un rico corazón.

 

Y más que amor encadenado,

Amor soltando todas las cadenas.

 

Sin declarar vivienda alguna en el catastro,

Porque mi hogar reside en ti.




Número seis. El Magacín.La energía fluye y se transforma.

 

Fluye el mundo entero,

Entre intrincados movimientos

De coordinación y descoordinación.

Para igualar las ganancias a las pérdidas.

 

Fluye la muerte para dar vida,

Y todo sigue su curso;

Sin tener noticias de cuentas no resueltas.

 

Número siete. El Magacín.Quiero deshojar tus inseguridades,

Quitando pétalo por pétalo tus miedos,

Sin la necesidad imperiosa,

De preguntarle a una tal margarita

Si te quiero o no te quiero.

 

Porque esta claro,

Que el no brilla por su ausencia

Y el si reluce entre las sábanas.

 

No necesito demostrarselo al mundo,

Porque esta claro vida mía,

Que ya es fiel testigo de ello.

Casi queriendo o sin querer.

 

No necesito gritarlo a los cuatros vientos

Pues ya te lo susurro

Y el aire que corre entre nosotros

Ya es fiel testigo de ello.

 

No necesito firmar en ningún lado,

Para dejar constancia escrita de ello,

Pues esta claro,

Que tu y yo somos un puzzle armado.

Y ahí ciertas cosas en la vida,

Que no hace falta ni decirlas

 

Número ocho. El Magacín.Porque cuando la sombra de tu risa,

Juega al escondite tras lamia,

Sin saber con claridad,

Cual gana la partida,

Cuando el por mi y por todos mis compañeros,

Se convierte en por mi

Y por todos tus besos…

Artículos relacionados