Estamos en una nueva era en la que se han modificado los hábitos a la hora de comprar. Incluso teniendo la clara intención de dirigirse a la tienda más cercana para consumir un producto, previamente los consumidores buscan información sobre el mismo en Internet, con el objeto de comparar precios y características.

Con la incorporación de los dispositivos móviles y la aparición de las apps, el comercio electrónico está creciendo de forma exponencial y las marcas son conscientes de ello, han descubierto la importancia que tienen en su estrategia de venta.


La complejidad de los dispositivos móviles aumenta y con ella sus funcionalidades, algo que aprovechan las aplicaciones móviles para conectar con sus clientes a través de la geolocalización, la gamificación, las redes sociales, etc.

La inmensa mayoría de las grandes marcas se han subido al tren de las aplicaciones móviles, con ellas aportan un valor añadido a sus productos, como es el caso de marcas de ropa deportiva que desarrollan aplicaciones que facilitan la práctica de deportes a través del asesoramiento, el control de estadísticas, etc. que incitan al consumidor a comprar sus productos.

Aplicaciones para tablets. El Magacín.

El mundo de la moda no podía ser menos, el comercio online y las apps están tomando relevancia, desde la típica tienda online para adquirir prendas y complementos, pasando por sofisticadas e-shop en las que incluso se puede escanear una etiqueta para comprobar stock y características,  hasta la más sofisticada aplicación que organiza nuestro armario, nos presta servicios de personal shopper y estilismo y nos incita a comprar las prendas que necesitamos.

Se abre un nuevo mundo al comercio, una carrera de fondo tecnológica en la que la imaginación y la creatividad son el combustible.

¿Pero los nuevos hábitos a la hora de comprar afectan sólo a las grandes marcas? La respuesta es no, las pequeñas empresas deberían tener en cuenta las oportunidades que el desarrollo de apps móviles puede aportar a su negocio. Pero esto aún es una asignatura pendiente.

La mayor parte de los pequeños empresarios todavía se resisten a invertir en nuevas tecnologías, de hecho más del cincuenta por ciento de las pequeñas empresas ni tan siquiera poseen un sitio web.

Las pequeñas empresas deben entender que esta resistencia a los nuevos hábitos de compra, les supone una pérdida de oportunidades de negocio.

Al dirigirme a empresarios propietarios de pymes y preguntarles el motivo de su reticencia, casi de forma generalizada me he encontrado con estas dos respuestas:

  • Mi negocio es tradicional y mis clientes ya me conocen.
  • Yo ya tengo presencia en Internet a través de mi página web y redes sociales y una app no es necesaria.

Bajo mi punto de vista se trata de un error, el hecho de que una empresa sea de pequeñas dimensiones no implica que pueda desbancarse de los nuevos hábitos de compra de los consumidores, que en la actualidad, requieren constantemente interactuar con los clientes, y las apps móviles facilitan esta labor de forma considerable aportando un alto retorno de la inversión (ROI).


Suelo realizar un ejercicio entre mis alumnos, se llama “La prueba del antebrazo”: pegamos nuestro codo al cuerpo y sin separarlo cogemos nuestro Smartphone. ¿Cuántos de nosotros tenemos acceso a él en estas condiciones?, debo decir que tras realizar la prueba, en multitud de ocasiones casi el 100% de mis alumnos tenía el dispositivo al alcance de la mano.

Y ahora teniendo en cuenta que la mayor parte de las personas tenemos nuestro Smartphone a una distancia inferior a la de nuestro antebrazo durante casi todo el día,  ¿podemos prescindir de esta herramienta para promocionar nuestro negocio? Creo que la respuesta es clara, NO.

Chica corriendo haciendo running. El Magacín.

Pero ¿qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de crear una aplicación móvil?

  • En primer lugar debemos tener una idea muy clara de nuestro público objetivo y de la aportación que tu app va a proporcionarles, para que una app tenga éxito debe resolver un problema o cubrir una necesidad.
  • En segundo lugar, es necesario definir un objetivo, ¿qué buscamos conseguir con nuestra app?
  • Por supuesto definir el presupuesto con el que contamos.
  • Qué tipo de app queremos diseñar, una app nativa o una web app.
  • Y por último, determinar cuál será su valor añadido, qué la hará diferente de las miles de apps que hay en el mercado.333

Un claro caso de éxito en el desarrollo de una app móvil en un pyme es Ulabox, un supermercado online que cómo ellos mismos se definen en su web:

“Ulabox es un super puramente online que tiene un único objetivo, ¡hacerte la vida más fácil ahorrándote tiempo y dinero!”

Es evidente que tienen perfectamente definida su clientela y su objetivo. No es casualidad que este supermercado online esté batiendo cifras en el mundo del comercio electrónico con un tipo de negocio a priori “tradicional” que aumenta considerablemente sus ventas a través de su app. Desde luego se trata de un ejemplo a tener en cuenta.

Pero no sólo debemos desarrollar una app propia, también podemos servirnos de ellas en nuestro día a día.

Además de generar una app para nuestro negocio, también es útil a la hora de gestionar nuestra empresa el uso de aplicaciones móviles que nos faciliten la gestión, algunas de ellas son gratuitas, y otras de pago, en función de la naturaleza de nuestro trabajo y de nuestro gusto personal elegiremos unas u otras.888Con carácter general y bajo mi experiencia personal, son esenciales herramientas que faciliten el trabajo como es el caso de DropBox o Drive para disponer de tus archivos en cualquier lugar, Evernote o ColorNote permiten anotar cualquier dato que necesitemos recordar, WordPress en el caso de que tengamos un blog o una web en esta plataforma la app facilita considerablemente la gestión de la misma, WhatsApp y Skype para las comunicaciones, un reader book como Aldiko y por supuesto las aplicaciones sociales para gestionar todas nuestras redes, Fan Page, Linkedin,

Se trata sólo de algunos ejemplos pero son miles las aplicaciones de las que disponemos y que nos pueden ayudar en nuestro día a día tanto a nivel personal como profesional.

Julia Serrano
@byjuliaserrano

 

Artículos relacionados