No está de más repetir que la crema solar es algo tan fundamental en el día a día como el mismo agua, porque cada vez el sol nos da más de lleno, y nadie quiere arrastrar manchas, arrugas, quemaduras… sino el bronceado perfecto y la piel impoluta. Por eso, hoy os voy a enseñar mis trucos básicos contra el sol, qué cremas elegir y consejos. Espero que os sirva para conseguir una piel sana y radiante.

1. En primer lugar debéis saber qué color de piel tenéis. Aquí os dejo las diferentes clases:

MUY CLARA: Se quema siempre con facilidad y nunca se broncea.
CLARA: Se quema con facilidad y se broncea ligeramente.
MEDIA: Se quema de manera moderada y se broncea progresivamente.
MEDITERRÁNEA: Se quema ligeramente y se broncea con facilidad.
MORENA: Apenas se quema y se broncea intensamente.
MUY MORENA: Nunca se quema y es altamente pigmentada.





2. En segundo lugar, hay que analizar qué tipo de piel os corresponde:

SECA: Se siente tirante y áspera.
NORMAL: Suave y libre de problemas.
MIXTA: Mejillas secas y zona T grasa.
GRASA: Con tendencia a imperfecciones.

3. Ahora comprobad qué tipo de crema os gusta más:

EN CREMA
EN SPRAY
FLUIDA
– EN LOCIÓN

4. A partir de estos datos debemos realizar lo siguiente:

1- Hay que comprar la crema en la farmacia, y obviamente, de buena calidad. Es verdad que es cara, pero pensad que os la vais a aplicar en vuestra piel y si es de mala calidad, a la larga os va a crear efectos negativos y quizás no cumpla la función de PROTEGER. Yo os recomiendo: ISDIN y AVÈNE. Los cosméticos buenos son caros.

2- Cuando vayáis a comprarla, procurad que tenga el factor protector lo más alto posible. Existen de muchos factores: 6+, 20+, 30+, etc. Pero lo mejor y más recomendado es de 50+

3- Algo fundamental es que proteja contra los rayos UVA y UVB. Me explico: Los rayos UVB son los ultravioleta, los que provocan las quemaduras, mientras que los rayos UVA son los causantes de las alergias, arrugas o el cáncer de piel, asi que ¿no merece la pena invertir en una buena loción?
Ponte a la sombra de vez en cuando, por ejemplo dentro de tu Renault y enciende el aire acondicionado.

4. El último paso para completar tu protección, es incrementar tu seguridad con unos objetos muy sencillos, que también te darán ese toque en la piscina y en la playa. Llévate tu sombrero y tus mejores gafas de sol (si las lentes no son de buena calidad estamos en las mismas que con una protección de 6+), y un buen labial hidratante.

Trucos para combatir el sol por María Guzmán. El Magacín.

También existe el dilema del dichoso aceite o “bronceador“, que es un cosmético que favorece al bronceado y al moreno de la piel; hace que el sol te de con un poco más de intensidad, para ser más claros, lo atrae. Y no es malo, simplemente que hay muchas cosas que añadir sobre esto: El aceite bronceador es bueno en pequeñas dosis, ya que para tomar el sol es preferible hacerlo “X” tiempo cada día, pero hay algo que se debe evitar: crema solar y bronceador a la vez. ¡Qué locura! aplicarte la crema solar y encima (o debajo) el bronceador es como anular el efecto del protector, o sea, que estamos desperdiciando producto sin ningún resultado. 

Hay gente que dice que es por mayor protección, pero es completamente falso porque para esos casos lo más correcto es que comprar un aceite con protector de 50+ o incluso 20+, que te ayude a no “asarte” bajo el sol pero dándote un toque bronceado. De todas formas, yo os animo a que os apliquéis vuestra loción bronceadora a partir de las 16:00h, porque las horas donde tienes más probabilidades de quemarte son desde las 12:00h hasta las 16:00h. Es un poco lío, lo se.

Crema solar y revista. El Magacín.

Las cremas solares han evolucionado mucho en los últimos 20 años, desde la típica crema blanca que costaba tres horas aplicarla, hasta cremas repelentes de medusas, sí, ¡¡¡REPELENTES DE MEDUSAS!!! Es verdad que ni antes ni ahora la protección funciona al 100% pero ha mejorado mucho. Hay que echarse entre cada 30 minutos o 2 horas, dependiendo de la crema, lo más conveniente es que lo comprobéis en el envase antes de utilizar la vuestra.


Encontramos millones de productos y gamas, desde las que son libres de aceite para las pieles grasas, pasando por las repelentes de medusas, hasta llegar a las de textura agua. Las de textura agua (desde mi experiencia) son muy fáciles de usar, ya que son tan líquidas que se absorben igual de rápido que el agua y te dejan la piel con textura a terciopelo, yo la uso cada día y no la cambio por ninguna otra.

Os dejo 7 consejos más:

  1. Probad a tener en casa unas cuantas macetas de aloe vera. El aloe vera va a ser tu mejor amigo no sólo en verano, sino todo el año. Y es que gracias a sus propiedades calmantes e hidratantes, es la mejor cura para quemaduras de todo tipo: por el sol o por el fuego (quemarte cocinando).
  2. Aunque no es imprescindible, después de tomar el sol hay que aplicarse after-sun. Es positivo, pero pero no nos engañemos, calma pero una crema hidratante hace el mismo efecto. Si tenéis mentalidad ecológica lo suyo es no comprar productos con sulfatos y parabenos.
  3. No os expongáis demasiado rato al sol, es perjudicial. Yo por ejemplo, aunque soy joven, tengo miedo al cáncer de piel, y si sois muy blancas como yo y encima tenéis lunares, tenéis más probabilidades de cogerlo.
  4. Aprovechad después de la ducha para aplicaros un poco de aloe vera por el rostro, notaréis la diferencia. Aparte de relajar, a la larga os dejará la piel más suave, firme e incluso eliminando impurezas e imperfecciones. Podéis cortarla hasta la raíz, y una vez que esté bien apurada, hay que esperar a que se regenere, por lo que, si podéis ¡tened tres o cuatro.
  5. En la App Store o en Google Play tenéis muchas apps para informaros. Yo tengo la app : My UV Patch que te dice tu fototipo de piel, y según tu ubicación te avisa en tiempo real del peligro que corres de quemarte.
  6. Si veis que os aparecen lunares y manchas lo mejor es no perder tiempo e ir a un dermatólogo y que os lo revise. No vale la pena arriesgar.
  7. Y lo único que me queda por deciros es que no os dejéis “zonas olvidadas” como la parte de atrás de las orejas, el cuello, los pies, el escote… porque pueden aparecer quemaduras muy graves y NADA agradables, ¡que me lo digan a mí que tengo los pies achicharrados! 😉

Ahora ya eres toda una experta en cremas solares, bronceadores, remedios… ¿a qué esperas para salir ahí y disfrutar de estos maravillosos días de playa?

Si te ha gustado este artículo, te espero con muchos más tips de moda, belleza, viajes y LIFESTYLE en general en mi blog  Tras María Guzmán

Tras María Guzmán. El Magacín.

Artículos relacionados