Internet llegó a nuestra vida para revolucionarla y, muy pronto, encontramos que hay muchísimas actividades que podíamos hacer desde casa. La oferta de ocio no podía ser menos: en este sentido, los casinos online demostraron que la pasión por el juego no entiende de distancias.

Desde hace unos años han proliferado los casinos y casas de apuestas en línea, de los que la oferta es cada vez mayor. La alternativa que hoy es tendencia son los casinos en vivo o casinos en directo. Se trata de la novedad que está causando furor en el sector: online, sí, pero no automatizado.

Los casinos en vivo son tendencia

Sin duda, el aumento de la oferta viene de la mano de la demanda. Los casinos online en vivo eran una solicitud de los aficionados desde que empezó a regularse el juego en línea. El principal motivo es que el juego online es cómodo, es fácil y es muy rápido; pero también es frío. Para algunos jugadores clásicos, aquellos que viven la intensidad del casino físico, el entorno digital se antoja algo impersonal.

Algunos dudan de la seguridad de los casinos online. Aunque desde el año 2008 la actividad del mercado de las apuestas está fuertemente regulada, lo que garantiza la seguridad y la legalidad de los sistemas de apuestas, muchas personas recelan de lo tecnológico. En cambio, tener un auténtico crupier en la pantalla tranquiliza, porque se acerca más a lo que, en esencia, identifican como un auténtico casino, donde sus posibilidades de ganar no dependen del algoritmo de un programa informático, sino de su suerte y de su habilidad como jugadores.

Así que el casino en vivo ha venido para cubrir una necesidad del mercado de las apuestas, que es llegar a los jugadores más reticentes y a los que se sienten más cómodos jugando con un crupier.

Un crupier real lo cambia todo

Porque eso es, en esencia, el casino en vivo. No es tanto una incorporación de un nuevo método de juego, sino la retransmisión de un juego real de un casino real. Con este formato, los casinos ponen a su servicio la tecnología y emiten el juego en directo, lo que posibilita a los participantes disfrutar de la experiencia desde la comodidad de sus hogares, disponiendo de la posibilidad de informarse antes en esta web. Y esto se puede hacer incluso por televisión, con los programas dedicados al casino en directo que emiten algunas cadenas.

Este formato también hace posible interactuar con los operadores. El juego ya no es unidireccional, podemos hablar o chatear con los crupieres e, incluso, con otros jugadores que estén en la mesa, si el juego en cuestión lo admite.

En definitiva, el casino en directo se convierte en una experiencia más divertida, emocionante y «auténtica», por lo que recupera el espíritu del trepidante formato clásico.

Artículos relacionados