Diversos estudios científicos han avalado en los últimos años los beneficios fisiológicos que 10 minutos diarios de meditación aportan a nuestro cuerpo: 

  • Reduce los niveles de cortisol (hormona que se libera como respuesta al estrés).
  • Reduce la presión arterial.
  • Mejora el sistema inmunoló
  • Aumenta la producción de melatonina.
  • Aumenta la capacidad de atención.
  • Disminuye la depresión y la irritabilidad


Cada vez son más las personas que descubren los beneficios de la meditación. Existen numerosos estudios de distintos equipos de investigación que demuestran una relación directa entre la meditación y una mejor salud. Según la investigación publicada en Psychiatry Research  por un equipo de psiquiatras liderados por el Hospital General de Massachusetts seguir un programa de meditación durante ocho semanas puede provocar considerables cambios positivos en regiones cerebrales relacionadas con la memoria, la autoconciencia, la empatía y el estrés. Por su parte la Universidad de Yale publicó otro estudio en el que asegura mediante imágenes obtenidas por resonancia magnética, que la práctica de la meditación resultó de utilidad en la reducción del estrés y la mejora de las capacidades cognitivas. Entre otras muchas investigaciones realizadas al respecto.

Aunque la práctica de la meditación se asocia con la edad adulta, estos beneficios pueden ser mucho mayores cuando empieza a practicarse desde la niñez, ya que el niño aprende a encontrar la tranquilidad y volver a su centro en las distintas circunstancias a las que se enfrenta. Ayuda a lograr el bienestar a lo largo de su vida y mejora su capacidad de aprendizaje de otras disciplinas al convertirlos en adultos más equilibrados y felices.

Son numerosos los estudios realizados sobre los efectos beneficiosos de la meditación en los niños.  Entre ellos cabe destacar el realizado en la Visitacion Valley Middle School (San Francisco, EEUU) que está aplicando el programa “Quiet Time” consistente en incorporar la meditación en la rutina diaria de los alumnos.

Los niños participantes en este programa meditan dos veces al día durante 10 minutos. Seis años después del inicio de esta práctica, los resultados de los alumnos han experimentado una notable mejoría. El primer año, los suspensos cayeron un 45% y, durante los primeros cuatro años, el promedio de suspensos de esta escuela estaba entre los más bajos de la ciudad de San Francisco. Las evaluaciones mejoraron de manera notable y cerca de un 20% de los alumnos fueron admitidos en la Lowell High School, algo inusual antes de la implantación de este programa.

Según una encuesta realizada por el gobierno de California, los alumnos de este colegio registraron el mayor nivel de felicidad entre los centros objeto de estudio, lo que sin duda ha contribuido a que el programa se haya extendido por distintos centros escolares de ese Estado.


En otro estudio llevado a cabo en un colegio de New Haven (Connecticut), los niveles de cortisol, una hormona del estrés, se redujeron de forma general tras impartir clases de meditación tres veces por semana.

La meditación está asociada a un mejor desarrollo cognitivo y emocional de los niños y les aporta notables beneficios que ayudar a construir una sociedad más sana e inteligente. En palabras del Dalai Lama “si enseñáramos meditación a cada niño de ocho años, eliminaríamos la violencia en sólo una generación.”

Para los budistas la felicidad es una sensación de profunda serenidad y realización, un estado al que la meditación ayuda a alcanzar. Meditar por tanto puede determinar la felicidad o la sensación de paz y bienestar que acompaña a nuestras vidas. Dedicamos mucho tiempo a estudiar a fin de prepararnos para el futuro, a hacer deporte para mantenernos saludables, a cuidar nuestra casa para que esté acogedora pero no consideramos que nuestro bienestar merezca atención.

Duerme tranquilo App. El Magacín.

Duerme tranquil@ es una App de meditaciones y ejercicios adaptados a los niños para que, además de conciliar el sueño más rápidamente, reaccionen con calma antes sentimientos de enfado o frustración.

La aplicación incluye los siguientes ejercicios o meditaciones:

  • Duerme tranquil@

A través de la relajación de cada una de las partes del cuerpo, poco a poco se consigue que el niño calme su mente y concilie el sueño placenteramente.

  • En busca del tesoro

Es un ejercicio o meditación para sacar la atención de los pensamientos, centrándola en la respiración, hasta que el niño se relaja y encuentra la calma. El realizar este ejercicio a menudo le permite aprender a relajarse a voluntad.

  • Soy un volcán

Le enseña a aceptar los sentimientos de enfado o frustración con paz y tranquilidad, sin estrés y sin caer en pensamientos negativos.

  • No quiero ser un gruñón

Es un ejercicio de meditación guiada para hacer ver al niño que quejarse por las cosas que no tienen solución no le ayuda en nada y, sin embargo, el ser agradecido hace que se sientan mucho mejor.

La meditación ayuda a lograr el bienestar a lo largo de toda la vida del niño, por lo que puede ir mucho más lejos que el aprendizaje de otras disciplinas como la música, los deportes o los idiomas, ya que los convierte en personas felices y equilibradas.