La Cerdaña es un territorio que se divide en dos regiones muy amplias, la Alta Cerdaña que pertenece a nuestro país vecino Francia, y la Baja Cerdaña que pertenece a Cataluña, comunidad autónoma de España. Además, el territorio se encuentra delimitado con Andorra, el Ariège, el Capcir, el Conflent, el Ripollés, el Berguedà y el Alto Urgell.

Su gran interés turístico viene dado por el gran valle que conforma, repleto de hermosos campos, miles de rutas de senderismo, fascinantes ríos y cascadas, pueblos medievales y de alta montaña. En definitiva, un enclave de naturaleza idílico, perfecto para una pequeña escapada en cualquier época del año.

Otro de los atractivos más interesantes de la Cerdaña es su cocina; una cocina propia del Pirineo y de la alta montaña. Platos elaborados con productos naturales y autóctonos son su especialidad, el plato de “el trinxat” y la “escorredissa a la llosa” y el “pa de fetge” son las recetas más tradicionales y de las que os recomiendo encarecidamente descubrir su sabor y su autenticidad.




También se realizan muchas fiestas llenas de tradición que caracterizan la Cerdaña, cómo es la fiesta del cerdo y del queso, la feria de animales de granja o encuentros para los amantes de la micología de la Cerdaña.

La Cerdaña Francesa se encuentra en el corazón del Parque Natural Regional de los Pirineos Catalanes. Además, se sitúa en un lugar ideal para la práctica de gran cantidad de deportes en contacto directo con la naturaleza, lo cual aporta sensaciones increíbles e inolvidables.

Las actividades más comunes para hacer en la Cerdaña Francesa son los paseos a caballo, la pesca, la búsqueda de setas, el golf, los deportes de aventura como el rafting, el descenso de barrancos, la escalada, el puenting, y el senderismo.

Y en invierno no puede faltar la práctica del esquí nórdico en una de las magníficas estaciones de esquí alpino de los alrededores como es Font-Romeu y Bolquère. En la parte perteneciente a Cataluña también podéis visitar estaciones de esquí como La Molina y Masella, Lles, Aransa y Guils Fontanera, o los pueblos de Puigcerdà, Llívia y Bellver de Cerdanya. No dejes de llevarte unas buenas gafas de sol polarizadas porque aunque aquí no pega el sol directamente el reflejo de la nieve puede hacerte daño.

Si tienes interés en visitar la Cerdaña Francesa, a continuación voy a explicarte detenidamente y en detalle los 5 lugares de más interés de la región, y sus curiosidades. No pueden faltar en tu escapada:

1. Eyne y el Valle de Eyne

Eyne en francés o Eina en catalán, es un pueblo muy pequeño y muy rural, que se encuentra en medio de la preciosa Cerdaña Francesa. El pueblo pertenece a nuestro país vecino, Francia, y se sitúa en el departamento de los Pirineos Orientales en la región de Languedoc-Rosellón y de la Alta Cerdaña.

El Magacín Eyne Cerdaña francesa
Su principal interés cultural viene dado por su antiguo y desconocido pasado, y es que Eyne se encuentra habitado desde el Neolítico. Además, representa un típico pueblo catalán de alta montaña y de los Pirineos. Aparte de esto, merece mucho la pena visitar la pequeña iglesia de Saint-Michel de Eyne, el dolmen neolítico, los Pascarets, el mehir de Bassouse, el Pla del Bosc y un puente megalítico.

El Magacín Valle de Eyne en la Cerdaña francesa
No obstante, lo que a mí personalmente me enamoró de la zona, fue el Valle de Eyne, al que se puede acceder realizando una ruta fácil de senderismo que transcurre por preciosas praderas, riachuelos, cascadas y bosques frondosos de alta montaña.

¿Parece el paisaje de un cuento de hadas, verdad?

El Magacín Valle de Eyne en la Cerdaña francesa

2. Mont-Louis

Mont-Louis es un pequeño pueblo francés de origen medieval y amurallado que representa una fascinante historia sobre la Cerdaña Francesa.
El pueblo en su totalidad es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde hace años, y es que, Mont-Louis impresiona a cualquier visitante. El Magacín Mont-Louis Cerdaña francesa
En realidad, Mont-Louis fue creado por el rey Luis XIV para asegurar los territorios franceses con España, por su increíble situación geográfica, ya que, se encuentra en el cruce de tres valles muy importantes dentro de la Cerdaña Francesa. Por ello, la importancia del pueblo al ser un enclave militar.

El Magacín Mont-Louis Cerdaña francesa
De Mont-Louis se puede visitar la fortaleza que rodea todo el pueblo, llamada la Fortaleza de Vauban, también el horno solar, la iglesia de Saint Louis, y las calles medievales y pintorescas del pueblo.




No os podéis perder tampoco los campos que se encuentran alrededor de Mont-Louis, llenos de vacas pastando. Al atardecer la luz se vuelve mágica y podemos sacar unas fotografías preciosas y muy otoñales.

El Magacín Mont-Louis Cerdaña francesa

3. Lac de Bouillouses en Les Angles

El Lac des Bouillouses, como su nombre propio indica, es un gran lago que se sitúa en la Alta Cerdaña, pero en la parte más alta del Capcir.
Quizás la importancia y la fama del lugar no solo sea por este lago, ya que, por la zona podemos encontrar muchos estanques más pequeños, bañados por el río Tet, muchos caminos de senderismo, y una naturaleza maravillosa rodeada de grandes montañas.

El Magacín Lac des Bouillouses Cerdaña francesa
Existe en el lugar, una de las rutas más importantes de la Alta Cerdaña, el GR 11, un sendero bastante plano y de gran recorrido que va bordeando el lago y atraviesa el Pirineo.

Sin duda, recomiendo encarecidamente realizar la ruta de senderismo que rodea el lago en unas 3:45 horas, puesto que, es una ruta fácil, plana y perfecta para todos los miembros de la familia.

El Magacín Lac des Bouillouses Cerdaña francesa
También se pueden realizar otras actividades, como por ejemplo, la bicicleta de montaña y la pesca, para los amantes de la pesca está permitido en el lago pescar con mosca.

Hay otros lugares de gran interés por la zona, en unos pocos kilómetros, podemos visitar: El lago de Montbel, El Canigó, Vernet-les-Bains, Les Angles y el lago de Matemale.

4. Bolquère

Bolquère es un pueblo muy pequeño, con muy pocos habitantes durante todo el año, aunque en la temporada de nieve aumenta el número porque existen varias pistas de esquí en la zona.

El Magacín Bolquère Cerdaña francesa

Quizás no un pueblo muy turístico, aunque es un claro ejemplo de pueblo de alta montaña pirenaico. No obstante, he querido remarcarlo porque es uno de los pueblos con más apartamentos disponibles para organizar una escapada a la Cerdaña Francesa.

Personalmente, encontré los mejores precios en cuanto a calidad-precio en esta zona, entre Bolquère y Font-Romeu. Además queda en uno de los mejores lugares logísticamente hablando, para poder recorrer toda la Cerdaña Francesa.

El Magacín Bolquère Cerdaña francesa

Apartamentos con balcones con vistas a la montaña son posibles por un buen precio en esta zona. Además, los atardeceres no tienen desperdicio.
A pesar de ser un lugar pequeño, en Bolquère podemos encontrar muchas cosas de interés, puesto que, los caminos de senderismo que parten de aquí, no lo es todo.

Los puntos más relevantes son: Font-Romeu-Odeillo-Via, La Cabanasse, Saint-Pierre-dels-Forcats, Mont-Louis, Eyne, La Llagonne, Égat, Planès, Sauto, Targassonne, Llo, Saillagouse, Err, Fontpédrouse, y Les Angles.

5. Llo

Llo es el pueblo perfecto para los amantes de los baños termales, allí se encuentran les Bains de Llo, además, no son unos baños termales cualquiera, y es que, son totalmente naturales.

El Magacín Llo Cerdaña francesa

¿Qué os parece un spa natural con aguas termales a 35ºC? Creo que suena muy bien. A parte, el pueblo de Llo es uno de los pueblos con más encanto de la Cerdaña Francesa, y es que, al ser un pueblo típico de alta montaña tiene unas calles con mucho encanto. La iglesia de Llo se construyó a finales del s.XII, y es uno de los ejemplos del románico más representativos de la Cerdaña.

Encima de la montaña de Llo, existen unas excavaciones arqueológicas con restos de un asentamiento humano datados entre el neolítico y la época romana.

Además, existen varias rutas de senderismo famosas y muy bonitas por la zona, como por ejemplo, la ruta a los Gorges del Segre.

Artículo escrito por Sade, autora del blog de viajes Una chica trotamundos

Artículos relacionados