El caos en el que nos vemos envueltos día tras día, con el trabajo, la familia y otros problemas que surgen cuando menos se esperan, hace que haya momentos en los que sentimos que no podemos más, lo que puede afectar a nuestra salud física y mental. Es necesario desconectar y buscar un poco de tiempo para nosotros mismos, alejarnos de los asuntos cotidianos y tomar un respiro.

Un buen plan si tienes varios días disponibles es hacer un viaje, no es necesario que sea muy lejos ni algo muy caro, simplemente salir de la ciudad para despejarte, pensar en otras cosas y relajarte en un ambiente diferente. Si no tienes mucho tiempo libre, siempre puedes hacer una excursión de un día a algún sitio no muy alejado, un día de campo o de turismo rural por algún pueblo cercano. Otra buena opción es ir a un spa, pocas cosas hay más tranquilizadoras que flotar en camas de burbujas, o los masajes de los chorros de agua.

Pero no hace falta salir de Madrid para desconectar, también puedes hacer una escapada por el Paseo de La Castellana, ir a comer, de compras, o tal vez pasear sin rumbo fijo contemplando la ciudad. Si te gusta la naturaleza pero no quieres salir del centro, caminar por los jardines del Retiro te hará disfrutar de la vegetación en un entorno cuidado y cerca de todo. Otra opción interesante es ir al cine, al teatro o ver un espectáculo en vivo. Muchos sitios ofrecen cenas con espectáculo a un precio bastante bajo y se pueden ver cosas muy curiosas.

Encuentra tu hobby si aún no lo tienes, algo que te llene y te haga feliz. Gracias a Internet, es fácil encontrar actividades para todos los gustos, desde grupos que se reúnen para practicar inglés o aprender pintura, hasta para deportes de riesgo o juegos como el paintball. Será cuestión de probar hasta que encuentres aquello que va contigo.

 

Artículos relacionados