Tras un largo día de trabajo lo último que te apetece es perder el tiempo delante de los fogones para saciarte. Si anticipas una semana ocupada, lo mejor es tener el menor número de preocupaciones a la hora de preparar tus comidas para el trabajo. Especialmente si no quieres gastar dinero en la cafetería todos los días. A continuación, ofrecemos algunas ideas y trucos rápidos.

Galletas saladas y toppings

Un tentempié adaptable y alto en fibra que se puede convertir en una comida completa con los complementos o “toppings” adecuados. Prueba a mezclar aguacate y lentillas con algunas hiervas y especias ligeras: cebolleta, cebollino, cilantro y chiles; añade sal y pimienta para aderezar y un poco de zumo de limón cuando mezcles los ingredientes. Esto te llevará como máximo cinco minutos y te mantendrá lleno durante horas aportando a la vez una gran cantidad de energía sin llegar a resultar pesado.

Pasta BLT (Beicon, Lechuga y Tomate)

Este plato es realmente versátil, se puede cocinar con antelación y sabe genial frío si lo llevas en un tupper, tanto para comer en el trabajo como para salidas como los picnics. Prueba una ensalada basada en el BLT y sustituye el beicon por algo más sano, como pavo, champiñones o algún sustitutivo de carne. Te llevará menos de veinte minutos hacerlo y acompáñalo con un cremoso aliño de estilo italiano. Es genial para servirlo en frío. Empieza cocinando unas pajaritas, mezcla una salsa estilo ranchero y el aliño italiano (la marca Kraft ofrece ambos) y mézclalo con el beicon, lechuga y tomate. Añade sal y pimienta al gusto y algo de cebolla roja de forma opcional.

Coliflor y brócoli asados con tahina y humus

Un sabor delicioso con sólo unos diez minutos de preparación. La noche anterior, asa unas cabezas de coliflor y brócoli con una pizca de aceite y sal gorda a 180ºC durante 25 minutos. Sí, sabemos que eso no se corresponde con los diez minutos mencionados antes, pero merece la pena. A la mañana siguiente, todo lo que tienes que hacer es añadir 250g de quinoa lista para servir en un bol y cubrirla con algo de remolacha, tras esto añade la coliflor y el brócoli de la noche anterior. Añade unas nueces tostadas y troceadas y un puñado de espinacas. Para el aliño, mezcla humus, tahina y aceite de oliva y échalo por encima. Añade un poco de agua si lo deseas.

 

Bocadillo italiano. El Magacín.

Bocadillo Italiano

Puedes rellenar un crujiente pan con cualquier cosa que te apetezca, recomendamos un pan chapata con algo de mantequilla si así se desea. Unas rodajas de salchichón (hay sustitutos de rodajas de carne más sanos), mozzarella troceada, algo de albahaca fresca troceada y tomates secos, una combinación simple y que llena. Añade algo de vinagre balsámico y ciérralo para servir. Por supuesto, hay más opciones para ahorrar tiempo sin sacrificar una opción sana; puedes ordenar exactamente eso si es lo que quieres. Si tras un largo día, todo lo demás te falla y no te apetece en absoluto ponerte a cocinar, aun puedes comer tu menú sano favorito. Mensajeros como Deliveroo ofrecen miles de menús de restaurantes sanos e incluso de calidad gourmet directamente en tu puerta (¡O en tu trabajo!). Esto también puede salvar tu día si estás cansado y se te olvida preparar tu comida.




Artículos relacionados