Reykjavík, la capital islandesa, es una de las capitales más pequeñas del mundo y una de las más bellas de Europa. Bañada por las auroras boreales en invierno y por el sol de medianoche en verano, la ciudad tiene un aire mágico.