Aterrizas en Windhoek tras casi un día viajando en lo que es tu primera experiencia en territorio africano, que además la vas a afrontar con un 4×4 alquilado, un mapa y una tienda de campaña. Y aunque uno ya se considera un viajero medio curtido tras más de una década viajando, es cierto que la primera experiencia en esta parte de África, de entrada, me impresionaba. Sin guía, sin reservas y sólo con un montón de incertidumbre que esperaba convertir en buenas experiencias.