Voy a disgregar unas cuantas letras sueltas.
Me pongo a pensar ¿Que escribo? ¿Unas cuantas letras locas o cuerdas? O saco a las que están ya recluidas en el manicomio: mis adorables letras sinceras o de empatía.