Sin sorpresa, Emmanuel Macron gana las elecciones con un 65,5% de votos, que puede aún evolucionar, contra 38,7% para Marine Le Pen, candidata del Front National. El fundador del movimiento “En Marche”, vehículo político creado tras su salida del gobierno de François Hollande, registra la segunda victoria paradójica de la historia electoral francesa.