Raquel tiene 15 años y su sueño es ser viola, pero la sociedad no se lo pone fácil: “He llegado a tener problemas de salud. Sé que no soy la única”. Este es su desgarrador testimonio.