Uno de los libros más llamativos a los que he tenido acceso últimamente es el titulado “Japón ganó la guerra” de Jesús Hernández en el cual se narra la curiosa historia de uno de los autoengaños colectivos más llamativos del siglo XX.