Estamos en una nueva era en la que se han modificado los hábitos a la hora de comprar. Incluso teniendo la clara intención de dirigirse a la tienda más cercana para consumir un producto, previamente los consumidores buscan información sobre el mismo en Internet, con el objeto de comparar precios y características.