Muchos emprendedores cuando comienzan en un negocio saben poco o no nada sobre cómo administrar el dinero de una empresa. Cuando comienzan están llenos de expectativas, emociones y sueños, pero muchas veces no invierten suficiente tiempo en estudiar su nicho de mercado y desconocen las peculiaridades del negocio. Algunos ignorarán todas las señales y caminarán directamente al fracaso, otros en cambio tendrán éxito en contra aparentemente de toda lógica.