Hace pocos días, me propusieron publicar un artículo en una revista digital que se llama El Magacín. Sin duda, era una excelente oportunidad para alguien que comienza en el mundo de las letras y un verdadero halago el que se fijaran en mí. En la actualidad, ando terminando la segunda parte de la trilogía «El coleccionista de misterios» (obra que espero que vea la luz a finales de este año). Mi primera novela «La triste mirada del artista» de venta en Amazon y pudiéndose encargar en cualquier librería de España, es el pilar sobre el que sustentaré este pequeño artículo.