Nuestra salud bucodental, aunque no lo parezca, forma parte de nuestro derecho a la salud y es por ello que se integra en uno los derechos básicos reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas. La higiene bucal pasa irremediablemente por la elección de un buen cepillo de dientes que nos ayude a combatir enfermedades de gran calado entre la población, como puede ser la caries, la periodontitis o simplemente la incómoda halitosis, en este caso un problema de carácter social relacionado en muchas ocasiones con una higiene oral deficiente.