Siempre se ha dicho que una imagen vale más que mil palabras pero… ¿Y una melodía? ¿Qué valor tiene? ¿Qué siente alguien cuando escucha ese acorde, esa voz o ese punteo de guitarra?