Queridos lectores, tengo una mala noticia que daros: el ser humano ha perdido su acervo emocional.
Ante tal aserción, comprendo que muchos de vosotros estaréis consternados o incluso decepcionados por un título tan pretencioso, pero dejad que me explique.