Brenda subía hacia su casa tras haberse tomado un café con sus amigas. Brenda significa “fuerte como una espada”. Así era ella. Vivía en un barrio un tanto oscuro pero ella junto a sus dos hijos, Evelyn y Jake le daban una luz resplandeciente. Eran una familia de lo más común. Su marido les había abandonado hace ya varios años por causas desconocidas. A pesar de ello Brenda era una mujer segura de sí misma, con una familia que la adoraba y siempre había salido adelante fuese como fuese.