Tener una piel joven y luminosa es uno de los mayores aciertos en materia de belleza. La piel es tu carta de presentación más importante y el vestido invisible que siempre vas a llevar puesto, por lo que vale la pena que inviertas en ella. Una piel bonita habla mejor de ti que cualquier complemento o vestido.

Yo sé que hay gente que parece estar tocada por la varita mágica de la genética y aparentemente su piel lo resiste todo, pero créeme, tarde o temprano, todos los abusos que hagamos con nuestros hábitos nos pasaran factura y, normalmente la piel, es uno de los primeros lugares en donde comenzamos a ver los estragos de esos abusos. Así que vale la pena que tomes en cuenta algunos consejos que pueden ayudarte a retrasar, o incluso evitar, esos efectos antes de aparezcan.



En este artículo me gustaría compartir contigo seis cosas que todas podemos hacer en nuestro día a día para asegurarnos una piel sana y bella durante todo el año y por muchos años.

1. Duerme bien. El buen descanso y un sueño de calidad son dos de los mayores secretos de belleza que puedo compartir contigo. Procura seguir hábitos que te ayuden a conseguir una buena higiene del sueño. Cuando duermes, más precisamente durante las etapas del sueño profundo, tu cuerpo segrega hormonas (como la HGH –hormona del crecimiento humano- o la melatonina, también llamada hormona del sueño) que son indispensables para tener una piel radiante y hermosa ya que son poderosos antioxidantes que capturan los radicales libres (que son potencialmente dañinos para la salud) y por lo tanto retrasan el proceso de envejecimiento cutáneo.

2. Usa protector solar. Siempre he considerado al protector solar como la mejor crema anti-envejecimiento que puedes usar. Es conveniente usarla todos los días del año -no sólo en verano- e incluso cuando este nublado. Ahora bien, no confíes tu protección solar tan solo a las cremas. La fotoprotección debe incluir también: pasar tiempo a la sombra, usar ropa protectora, llevar sombreros y olvidarte de exponerte al sol en las horas menos recomendables o por largo tiempo. Recuerda que menos sol siempre significara más salud, y por lo tanto juventud, para tu piel. Toma en cuenta que, según la Skin Care Foundation de EEUU, la exposición a los rayos UV es causa del 93% del envejecimiento cutáneo, así que cuida tu piel de una exposición solar inadecuada.

3. Mantente bien hidratada tanto por dentro como por fuera. Invierte en cremas de calidad que sean apropiadas para tu tipo de piel y aplícalas de manera generosa ya que estas te ayudarán a mantener tu piel mejor hidratada. Ahora bien, una buena hidratación no debe mantenerse solo con tratamientos de calidad. Toma suficiente agua, ya que la hidratación más importante es la que viene desde dentro y, si puedes, incluye otras bebidas como el té verde -que es antioxidante- y el agua de coco que mejora la elasticidad de la piel y es un gran hidratante por su alto contenido en ácido laurico.

“La piel es tu carta de presentación más importante y el vestido invisible que siempre vas a llevar puesto”

4. Controla el estrés. Aprender a relajarte es una de las mejores cosas que puedes hacer por tu piel. Recuerda que ella lo resiente todo y cualquier problema que tengas se puede manifestar en forma de brotes, irritación o sensibilidad. Aprende a mantener la calma y procura llevar un orden de vida y una rutina de organización en tu trabajo –esto te ayudará a no estresarte de más-. Algo que yo hace tiempo he incorporado en mis hábitos de relajación es procurar hacer una pequeña meditación -de no más de cinco minutos- todos los días antes de acostarme. Esto te ayudara a calmarte y mejorará la calidad de tu sueño.

5. Come sano. Evita los excesos de azúcar refinada o alimentos procesados en tu dieta ya que estos pueden provocar que tu piel se inflame o que aparezcan acné, arrugas o –incluso- evidencias de envejecimiento prematuro. Procura evitar también las llamadas “grasas malas” y por el contrario, incluye en tu dieta alimentos sanos como frutas, verduras y otros ricos en fibra. Siempre bajo la supervisión de un profesional en nutrición.

6. Ejercítate. Procura ejercitarte todos los días realizando alguna actividad que disfrutes y que te ayude a mantener la elasticidad y buena calidad de la piel de todo tu cuerpo. Cuando hagas ejercicio ten en cuenta algunas consideraciones que pueden ayudarte a cuidar tu piel, como el vestir ropa adecuada, conservar siempre una buena higiene cutánea tanto antes como después de hacer ejercicio y hacerlo bajo la guía y dirección de un profesional en quien confíes.


Si tienes la posibilidad, nunca está de más consentir tu piel con tratamientos de cabina personalizados y, para el caso de tu rostro, una buena limpieza de cutis cada dos meses o, al menos, con cada cambio de estación. También puedes apoyarte en cuidados alternativos como la aromaterapia, los masajes japoneses o las rutinas de shiatsu. Las mascarillas también funcionan muy bien ya que concentran ingredientes activos y eso hace que actúen con mayor profundidad en la piel y, claro, no podemos olvidar otros productos como ampolletas regeneradoras, etc. Por supuesto, ten en cuenta que la base de todos estos tratamientos siempre será la limpieza de tu piel. Una piel limpia absorbe mejor todas las mejoras que en forma de cremas, geles… podamos aportarle y hará que esté bien preparada para recibir cualquier tratamiento por el que optemos. Cuando hablamos de limpieza podemos incluir la exfoliación pero ten mucho cuidado, esta siempre debe ser suave y no es bueno abusar de ella.

Te invito a que comiences a incluir en tus rutinas diarias todos estos gestos de belleza que te llevaran a poder lucir siempre una piel hermosa. No importa si hasta ahora no le has dedicado el suficiente tiempo o si no has tomado en cuenta estos cuidados. Recuerda que nunca es tarde, ni tampoco demasiado pronto, para comenzar algo que va a ser favorable para ti. Empieza desde hoy a incluir todos estos consejos en tu día y a día y podrás disfrutar de todos los beneficios de belleza y salud que te dará el tener una piel bella y cuidada.

Un artículo de Raquel Korres de Mi Moda en Blog
Síguela en FacebookTwitterInstagram o Pinterest

Artículos relacionados