Las propiedades curativas de las flores de Bach fueron descubiertas por el prestigioso Edward Bach (1926 y 1934) un investigador, médico y homeópata. Experimentó con diversas flores silvestres nativas de la región de Gales, permaneciendo grandes periodos de su tiempo en pleno silencio armonioso con la naturaleza, desarrollando su sensibilidad lo que le permito percibir las vibraciones y propiedades curativas de las plantas, hasta encontrar 38 remedios florales.