Europa tiene rincones impresionantes, algunos más conocidos que otros, y muchos, a mi parecer, deberían ser aún más conocidos de lo que son. El objetivo de esta lista es tratar de recoger aquellos 100 lugares de Europa que personalmente he considerado que, a todos los que nos gusta viajar, deberíamos visitar al menos una vez en la vida. Por supuesto, 100 lugares no es suficiente para poner en lista todos los sitios bonitos que hay en Europa pero sí para hacernos una idea de la belleza que este continente esconde e incluso a muchos puede hacernos descubrir algunos lugares que no sabíamos ni siquiera que existían.

Teniendo lugares tan diferentes, variados y sobre todo tan espectaculares cada uno a su manera y estilo, confeccionar una lista ordenada de más a menos es imposible, así que no se trata un “ranking”; en el puesto número 33 podría estar el más extraordinario de todos.


Para no hacer una lista muy extensa de una sola vez, iremos publicando 10 sitios de forma periódica hasta llegar a los 100. Aquí os dejo la 1ª parte con 10 sitios de Europa que no deberías perderte antes de morir.

1.    Castillo de Neuschwanstein – Alemania

El castillo de Neuschwanstein (o Schloss Neuschwanstein) es un castillo de cuento, de excéntrica arquitectura que, junto a su impresionante emplazamiento y los solemnes Alpes como telón de fondo del castillo, se ha convertido en una de las mayores atracciones turísticas de Alemania con más de un millón de visitantes al año. A quien ve el castillo por primera vez, puede que le resulte familiar, pues Walt Disney se inspiró en él para el castillo de Cenicienta.

El castillo fue construido en el siglo XIX de acuerdo a los deseos del “rey loco” Luis de Baviera, quien para su diseño se dejó llevar más por su imaginación y fantasía que por cualquier tendencia o lógica arquitectónica.

Castillo de Neuschwanstein

Castillo de Neuschwanstein

Castillo de Neuschwanstein

2.    Trolltunga, Odda – Noruega

Es uno de los acantilados más impresionantes en los fiordos noruegos con una altura de 700 metros sobre el lago Ringedalsvatnet en Skjeggedal, y desde donde la escena se hace espectacular. El nombre de Trolltunga proviene de “Troll tongue” que significa  lengua de troll, por la forma horizontal de la roca, que sobresale flotando sobre el aire. Para llegar hasta el lugar, uno necesita una buena preparación física, ya que se trata de un ascenso de 900 metros que necesita de unas 8 horas de ida y vuelta. Además es aconsejable hacer esta excursión cuando ya no hay nieve en las montañas, de junio a septiembre.

Trolltunga, Noruega

Trolltunga, Noruega

3.    Mont Saint-Michel – Francia

El Mont Saint-Michel es uno de los sitios de Francia más visitados, incluso los propios franceses la llaman la Maravilla de Occidente y esto es porque nos encontramos delante de un pequeño islote de pequeñas dimensiones repleto de personalidad que, además, situado en una bahía, cuyas mareas dotan al lugar de un mayor interés turístico, formando parte del espectáculo por tratarse de las mayores mareas del mundo, que cada 30 o 60 días aproximadamente, la diferencia entre la marea baja y alta puede llegar a ser de hasta 15 metros.

Mont Saint-Michel, Francia

Mont Saint-Michel, Francia

Mont Saint-Michel, Francia

4.    Acantilados Beachy Head y Seven Sisters en Eastbourne – Reino Unido

Se trata de los acantilados de tiza más altos del Reino Unido y se encuentran en el litoral de Eastbourne en el Parque Nacional South Downs y el Seven Sisters Country Park. Las cimas de los colosales acantilados de Beachy Head es lo más visitado de la zona. Estos bonitos acantilados blancos, se cree que fueron formados debido al deshielo de un glaciar al final de la última edad de hielo, que talló con total verticalidad los valles, y que con la erosión del mar golpeando en la costa, han ido truncándose hasta quedar tal y como los vemos hoy.

Seven Sisters, Eastbourne

Seven Sisters, Eastbourne

Seven Sisters, Eastbourne

5.    Alcázar de Segovia – España

El Alcázar de Segovia es uno de los monumentos más relevantes de Segovia junto al acueducto romano y la catedral. Está situado en lo alto de una colina donde los ríos Eresma y Clamores convergen, un lugar estratégico que es conocido que fue ocupado también por los romanos. El castillo fue residencia de los Reyes de Castilla durante la Edad Media y fue el lugar donde Isabel la Católica fue proclamada reina de Castilla en 1474. En 1862 un gran incendio destruyó el alcázar que posteriormente tuvo que ser restaurado.


Los chapiteles de pizarra de las torres, un elemento arquitectónico muy de moda en su época en Holanda, lo diferencian del resto de castillos castellanos y le otorgan una imagen de castillo de cuento, de hecho se dice que Walt Disney se inspiró en él para el castillo de Blancanieves.

Alcázar de Segovia

Alcázar de Segovia

Alcázar de Segovia

6.    Playa Navagio, Zakynthos – Grecia

También conocida como Shipwreck Beach en inglés (playa del naufragio), se encuentra en la isla jónica de Zakynthos y recibe su nombre desde 1983, cuando un barco de contrabando de tabaco fue destruido en la costa. Es una de las playas más bonitas del mundo debido al color azul de sus aguas, las enormes paredes que la rodean y el naufragio, que le da un toque de personalidad. Únicamente se puede acceder a ella por mar, aunque la mejor vista del lugar es desde arriba

Playa Navagio, Zacinto

Playa Navagio

Playa Navagio

7.    Cueva del glaciar Vatnajökull – Islandia

Se trata de una cueva de hielo formada en el glaciar más grande de Europa, el glaciar Vatnajökull de Islandia. Muchas de las cuevas formadas en glaciares son pequeñas mientras que otras pueden alcanzar varios kilómetros como es el caso de ésta, de aproximadamente 3 kilómetros de longitud.

En Islandia estas increíbles cuevas de hielo se forman debido al deshielo causado por la actividad geotérmica que hay en todo el país. Otras cuevas de hielo suelen aparecer debido a movimientos de los glaciares y el flujo del agua del deshielo.

Visitar estas cuevas en verano es muy peligroso ya que es imprevisible un colapso repentino que pueda dejar a los visitantes completamente sepultados, como sucedió en alguna ocasión en el pasado. Y siempre es recomendable ir con un guía que conozca el lugar.

Cueva del glaciar Vatnajökull en Islandia

Cueva del glaciar Vatnajökull en Islandia

Cueva del glaciar Vatnajökull en Islandia

8.    Montañas Dolomitas – Italia

Localizadas en norte de Italia, Los Dolomitas son una cordillera de 18 cumbres que se yerguen a más de 3.000 metros de altura. No se trata de las montañas más altas del país pero si las más espectaculares por su forma y belleza. Incluso Le Corbusier las definió como “la obra arquitectónica más bella jamás vista“. Se trata de un paraíso natural que ofrece rocas, prados verdosos y densos bosques. Su apodo, Pale Alps, se debe al color rosa pálido de sus paredes, color que va cambiando según la estación del año.

Montañas Dolomitas en Italia

Montañas Dolomitas en Italia

Montañas Dolomitas en Italia

9.    Castillo de Chenonceau – Francia

El castillo de Chenonceau es el castillo más conocido del Valle del Loira y considerado el más bonito por los visitantes. Se le llama el castillo de las Damas por la influencia de las mujeres en su historia. Originalmente el castillo era una pequeña fortaleza junto al río que se sustituyó por un castillo de estilo renacentista del que solo se ha conservado la torre del homenaje. Enrique II de Francia se lo entregó a su amante Diana de Poitiers, quien agregó un puente sobre el río. Tras su muerte, fue la reina Catalina de Medici quien transformó ese puente en la actual preciosa galería y salón de baile atravesada por las aguas del río Cher y que lo dotan de esa imagen icónica del lugar. No olvides llevar gafas polarizadas para ver los reflejos del agua.

 Castillo de Chenonceau - Valle Loira

Castillo de Chenonceau - Valle Loira en Francia

Castillo de Chenonceau - Valle Loira en Francia

10.  The Giant’s Causeway (en español Calzada del gigante) – Irlanda

Se trata de una fascinante maravilla natural en la costa de Irlanda del norte que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986. Su robusta y curiosa geometría intriga a mucha gente; cerca de 40.000 columnas de basalto, la mayoría de ellas con forma hexagonal, nos recuerdan unos enormes peldaños o un panal de abejas, algunos llegan a medir hasta 12 metros de altura. A simple vista, uno puede pensar que ha sido obra del hombre pero la realidad es que sus formaciones son consecuencia de una enorme acción volcánica, hace ya más de 50 millones de años, al enfriarse el magma de forma rápida. La Calzada del gigante no siempre ha sido el lugar turístico que es hoy, son necesarios muchos años de erosión para poder ver estas formaciones. Los científicos creen que se manifestaron después de la última glaciación, hace unos 15.000 años.


Hay muchas leyendas en torno a su formación que dotan al lugar de cierto misticismo. La leyenda local más conocida afirma que fue construida por un gigante para llegar a alcanzar a su rival que se encontraba en Escocia.

 

La calzada del gigante en Irlanda

La calzada del gigante en Irlanda

La calzada del gigante en Irlanda

La calzada del gigante en Irlanda

 

Hasta aquí esta primera parte. ¿Te ha gustado? pues aún tenemos más lugares que mostrarte, en los próximos días publicaremos la 2ª parte con 10 sitios más. ¡Suscríbete!


100 lugares que ver en Europa. Parte 2

Lorena, arquitecta y aficionada al mundo de los blogs e internet. Una apasionada de los viajes, mochilera y creadora del blog de viajes viajaresvida.com

Artículos relacionados